Qué necesidad tiene el CGAE de meterle un dedo en el ojo al CGPJ

Me parece una tremenda torpeza el informe que ha presentado hoy Carlos Carnicer, compañero y Presidente del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), sobre el análisis de la estadística judicial.

La conclusión que alcanza el informe es que tanto el número de asuntos ingresados en la Justicia como el número de asuntos resueltos por los jueces es dramáticamente inferior a lo que pretende la estadística del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), y que estos datos incorrectos no deben ser tenidos en cuenta a la hora de abordar reformas legislativas en materia de Administración de Justicia, pues no reflejan la auténtica realidad de los Juzgados y Tribunales de España.

Todo tiene un tufillo a "venga, que no se quejen tanto los jueces, que ni el trabajo es tanto ni dictan tantas sentencias".

No estoy de acuerdo con algunos criterios y aspectos metodológicos del estudio: a título ilustrativo, no creo que se deba equiparar asuntos resueltos a asuntos que finalicen con sentencia, argumentando que en aquéllos en los que se da otro modo de terminación del proceso hay escasa o nula actividad jurisidiccional. Lisa y llanamente porque no es cierto. En los Autos que ponen fin a un proceso hay decisión jurisdiccional, o en aquellos que terminan por Decreto hay actividad del Secretario Judicial que, hasta donde yo sé, es también Administración de Justicia. En fin, en todos hay incoación de actuaciones y tramitación de alguna clase, por pequeña que sea.

Pero no es ésa mi principal objeción al informe y a su presentación, aunque por sí sola debería invalidar las conclusiones alcanzadas. Mi contrariedad se debe a un motivo de oportunidad. Lo he dicho en Twitter:

Por si acaso hubiera alguna forma de que abogados y jueces hiciéramos causa común frente al Gobierno, @CarlosCarnicer haciendo amigos #CGPJ

¿Qué necesidad tenemos ahora de enmendar la plana a los jueces? ¿Cuál es el motivo para poner en solfa sus estadísticas y servir en bandeja a otros la crítica al CGPJ?

Puesto a conjeturar, sólo se me ocurre un motivo: como la Ley de Tasas pretende reducir el aparentemente ingente número de asuntos que se someten a la Justicia, y ya no sabemos qué más hacer para oponernos a ella, pongamos en evidencia que los números no son tan fieros como los pintan.

Pero ese planteamiento es radicalmente erróneo, equivocado de raíz. La oposición a la Ley de Tasas se basa en que vulnera el derecho constitucional a la tutela efectiva, grava injustamente el acceso a la Justicia y convierte uno de los pilares del Estado de Derecho en un ámbito al que sólo aquellos que copaguen pueden acceder. Totalmente al margen de que el volumen de asuntos judiciales sea de 5 o de 2 millones.

Un ámbito de oposición en el que, además, coincidimos plenamente con los jueces.

Así que sigo preguntándome qué necesidad tenía el CGAE de meterle un dedo en el ojo al CGPJ. Justo en un momento en el que todos aquellos a los que verdaderamente nos preocupa el Estado de Derecho y el acceso de los ciudadanos a la Justicia deberíamos estar juntos y haciendo causa común frente al desmantelamiento orquestado por el Gobierno.

Me imagino a Gallardón frotándose las manos ante el espectáculo y se me retuerce algo dentro.